Mousse de limón

IMG_3465

El limón es bueno para la sed, pero mucho mejor para el organismo, que ve como enseguida empiezan a surtir efecto sus numerosas propiedades. Como todo el mundo sabe, el limón es rico en vitamina C, lo cual de por sí ya es sinónimo de defensas fuertes y escudo contra catarros y gripes. Pero lo que hace único al limón es su capacidad de neutralizar y eliminar las toxinas de nuestro organismo. Es, por tanto, un gran disolvente de sustancias tóxicas y magnífico depurativo.

Aprovechando el calor, y que Arnau necesita vitaminas y defensas para combatir estos resfriados tan “cansinos”, aquí os dejo esta receta tan rápida y fácil de hacer:

Ingredientes para 6 personas

500 ml de nata para montar

3 limones

390 gr de leche condensada

25 gr de chocolate rallado (opcional). Yo utilicé chocolate Valor ya que no lleva trazas de cacahuete.

 

Mezclar el zumo de los limones con la leche condensada y un poco de ralladura de limón.  Añadir la nata montada y mezclar todo con movimientos airosos para que no se baje la nata. Servir en copas y decorar con el chocolate rallado.

Para aquellos días más calurosos, se puede dejar unas horitas en el congelador, así nos quedará medio helado y está riquísimo!! 🙂

 

Resultados últimos análisis. Alergia ambiental???

Pues no! Ya tenemos los resultados y ha dado negativo a alergias ambientales. En parte es una buena noticia pero si las constantes bronquitis no son provocadas por la alergia, a qué pueden ser debidas?? Muchos médicos coinciden e insisten en decir que los niños a partir de los 4 o 5 años experimentan un cambio positivo hacia este tipo de enfermedades. Incluso en la mayoría de casos las bronquitis llegan a desaparecer. Pero, suponiendo que llegara a ser así, todavía faltan 1 o 2 años…..

El pediatra nos ha dicho que seguiremos su evolución y según como vayan siendo las repeticiones, probaremos algún otro tratamiento preventivo. De momento tres cosas:

– Tener siempre salbutamol en casa. No me gusta nada pero es lo único que por el momento le calma la tos durante la crisis de bronquitis.- – Paciencia

– Comprar un botiquín más grande porque ya no nos caben la larga lista de medicamentos que nos van dando….

salbutamol-inhaler-111

Alergias alimentarias: Realidad, ficción, mitos….

Millones de personas en todo el mundo se ven afectadas por las alergias. Pequeñas partículas de polvo en el aire, el gato de un amigo o incluso las flores cortadas frescas puede llevar a los estornudos, la picazón y goteo nasal en algunas personas. Aunque somos muy conscientes de los agentes externos que provocan alergias, no sospechamos de un inocente vaso de leche o un tazón de cacahuetes frescos. Después de todo, ¿qué pueden hacer con nosotros? Desafortunadamente, las personas que son alérgicas a estos alimentos tienen que ser muy cuidadosos en torno a dichos productos alimenticios.

Una alergia es una reacción severa del sistema inmune del cuerpo. El sistema inmunológico entra en sobre marcha cuando hay una amenaza percibida para el cuerpo. En este caso, el cuerpo percibe un ingrediente en el alimento, como la proteína, como un perjuicio y en el proceso, ataca a este ingrediente y así mismo a nosotros también. Esto es lo que causa comezón, erupciones, urticaria u otras reacciones en el cuerpo. En los casos leves, las reacciones son suaves. Sin embargo, algunas reacciones son muy incómodas e incluso pueden ser mortales. Los ejemplos incluyen vómitos, diarrea, asma, vías respiratorias congestionadas y anafilaxia.

Las alergias a los alimentos pueden ser causada por casi cualquier ingrediente en el alimento. Aun así, los especialistas han identificado ocho alérgenos comunes que afectan a la mayor cantidad de personas. Estos son: trigo, huevo, leche, soya, pescado, cacahuetes, nueces de árboles y los mariscos.

Hay un gran número de mitos que rodean a las alergias alimentarias.

Mito 1: Las alergias a los alimentos son muy comunes.

Las alergias alimentarias se producen en menos del 12% de la población adulta. De los 8.6% de los niños que sufren de alergias a los alimentos, una gran mayoría deja atrás sus alergias a medida que envejecen. La intolerancia alimentaria es otra cuestión. Intolerancia a los alimentos ocurre cuando una persona es incapaz de digerir o procesar un ingrediente particular. La intolerancia alimentaria produce reacciones leves pero persistentes en el cuerpo, que es muy diferente de las reacciones alérgicas severas causadas por alérgenos alimentarios. Una buena mayoría de personas sufren de intolerancia a los alimentos. Desafortunadamente, la mayoría de las personas confundimos la sensibilidad a los alimentos y las alergias alimenticias.

Mito 2: La mayoría de personas son alérgicas a la leche.

La alergia a la leche es muy poco común en los adultos, aunque es muy común en niños menores de 3 años. La mayoría de los niños superan sus alergias a medida que crecen. Los adultos pueden experimentar hinchazón, náuseas o problemas respiratorios después de ingerir productos lácteos. Pero estas reacciones son consecuencia de su intolerancia a la lactosa.

Mito 3: La alergia alimentaria es sólo una amenaza a nuestro estilo de vida, no una amenaza mortal.

Este es un error grave. La sensibilidad a los alimentos es un estilo de vida amenazante, las alergias a los alimentos puede llegar a ser mortales. Esto se debe a la naturaleza inherente de alergias, en donde el cuerpo produce reacciones graves y algunas veces violento para contrarrestar un ataque. Las alergias alimentarias son particularmente amenazadoras para la vida de los niños pequeños ya que pueden ingerir accidentalmente algo que puede causar una reacción alérgica violenta.
Las alergias a los alimentos deben ser tratadas inmediatamente y los pacientes necesitan ser llevados a un médico tan pronto como sea posible.

Las alergias alimentarias pueden ser diagnosticadas mediante la realización de pruebas de alergia e intolerancia. Una vez que se detecta una alergia, los pacientes deben evitar los alimentos. Esta es la única forma en que las alergias alimentarias pueden ser tratadas. Por supuesto, existen medicamentos para aliviar los síntomas, pero, la prevención es siempre mejor que curar.

Fuente: http://www.naturalinea.com/newsitem.asp?id=522

Tiramisú

img_67291

En la mayoría de restaurantes puedes encontrar Tiramisú en su carta de postres pero es difícil encontrar un restaurante en el que lo encuentres tan bueno como el Tiramisú casero, sobretodo después de haber probado esta receta 🙂

Ingredientes para 6 personas:

4 claras de huevo

4 yemas

100 gr. de azúcar

500 gr. de mascarpone,

bizcochos de soletilla. Yo utilizo unos bizcochos de la marca Filo los cuales no llevan trazas de frutos secos ni cacahuete. (un paquete y medio. Pero dependerá del tamaño del molde que utiliceis)

café.  ( el que necesiteis para mojar bien el bizcocho)

Amaretto (un chorrito por cada taza de café)

cacao en polvo para espolvorear. Yo utilizo marca Hacendado. Sin trazas de cacahuete.

A veces hago la versión Arnau, ya que a él también le encanta 🙂  En este caso sustituyo el café por leche y el amaretto por cacao en polvo.

Preparación

En primer lugar, preparamos una cafetera de café bien fuerte, de calidad y dejamos enfriar.

Después, montamos en un un recipiente las claras a punto de nieve con el utensilio de varas y reservamos. En otro recipiente grande batimos las yemas con el azúcar hasta que tenga una consistencia espumosa. En este momento le vamos añadiendo el mascarpone poco a poco y seguimos batiendo. Le añadimos las claras montadas y mezclamos bien.

En el molde que queramos, normalmente se utiliza uno de rectangular, ponemos una capa debizcochos de soletilla en el fondo y empapamos de café (aquí se le puede poner también un poco de licor, de amaretto por ejemplo). Los cubrimos con una capa de la crema de mascarpone y rallamos chocolate negro por encima. Hacemos lo propio con otra capa de bizcochos y finalizamos con una de crema de mascarpone con cacao espolvoreado por encima.

Ponemos en la nevera de 3 a 24  horas para que quede consistente.

 

Por fin llegan las vacaciones (pero las alergias no nos dejan!!!)

IMG_3331

Las vacaciones son una época del año muy esperada y deseada tanto para los mayores como para los más peques ya que de una forma u otra cambiamos las rutinas, los ritmos de vida, podemos disponer de más tiempo para dedicar a nuestros niños, etc. Pero también nos suponen muchas preocupaciones a las mamás y papás de niños con alergias.

Tanto si viajamos a casa de algún familiar como si vamos a algún hotel o apartamento, tenemos que estar siempre vigilando…

En nuestro caso la familia más próxima ya lo tiene bien asumido pero la familia que no vemos tan a menudo, les cuesta hacerse a la idea de la gravedad de este tipo de alergias.  (En la visita a unos familiares, y con toda la buena intención, casi le dan un m&m!!!! )

Al comer en restaurantes que no conoces, aunque preguntes, vas con miedo y desconfianza ya que te das cuenta del poco conocimiento que existe sobre las alergias alimentarias.

Al salir de paseo los demás niños comen polos, helados, patatas….. y nuestro hijo no puede comerlo……

Así que no podemos bajar la guardia, y en vacaciones, todavía menos!!

Aquí os dejo algunos enlaces interesantes de leer antes de salir de vacaciones con nuestros niños alérgicos (botiquín de emergencia,  consejos, hoteles recomendados para alérgicos y celíacos, etc)

http://www.europapress.es/salud/noticia-expertos-recomiendan-ninos-alergicos-llevar-botiquin-emergencia-vacaciones-20130710134540.html

 

http://www.abc.es/sociedad/20130711/abci-ninos-alergicos-deben-llevar-201307101917.html

 

http://www.guiainfantil.com/1688/viajar-con-ninos-alergicos.html

 

http://www.viajarcontuhijo.com/hoteles-recomendados-para-alergicos-y-celiacos/

 

Helados y polos en vacaciones

frigo_twister450x450_tcm126-311624

Cuando estamos de vacaciones nos es más difícil poder preparar nuestras recetas sin alérgenos o trazas ya sea porque en ese lugar no disponen de nuestros ingredientes de confianza, porque no encontramos o no sabemos donde encontrar los ingredientes que necesitamos o simplemente porque no tenemos posibilidad de cocinar y nos vemos obligados a  comer en restaurantes o a comprar la comida ya hecha….

Así que hoy no publicaré receta 🙂 Simplemente os hablaré, en este caso,  de como poder sobrevivir unas vacaciones sin poder hacer nuestros helados y polos caseros.  frigo_calipolima450x450_tcm126-311600

Muchos pensaréis que comer helados no es una necesidad, que se puede sobrevivir perfectamente a unas vacaciones sin tomarlos. Pero para un niño es toda una “necesidad”, sobretodo cuando sale a dar un paseo con sus amiguitos y todos se paran a la primera tienda de helados que encuentran, escogen el helado que más gusta del catálogo y se lo van comiendo, con toda naturalidad, mientras van diciendo: mmmmmm que rico, que fresquito……

Un niño con alergia, por más pequeño que sea, es mucho más responsable que cualquier otro, y entenderá perfectamente que él no puede comerlo, pero le costará mucho aceptarlo en estas condiciones.

Para estos casos de “emergencia”tenemos algunas soluciones. No podrán escoger el que más les guste del catálogo, pero sí que tendrán algunas opciones de polos sin trazas de cacahuete.

En primer lugar recordad que cada vez que compréis un producto, hay que leer el etiquetado, ya que lo que hoy es blanco, mañana puede ser negro. Los fabricantes pueden cambiar la composición y los ingredientes en cualquier momento. Hay que estar siempre alerta!

En segundo lugar tened en cuenta que incluso los polos de hielo pueden llevar, y muchos los llevan, trazas de frutos secos!!

Y en tercer lugar, deciros que yo prefiero los helados Frigo antes que los Nestlé, tanto por el sabor como por los alérgenos.  En los primeros encontrareis más variedad sin trazas de frutos secos.  (Incluso los “Calipo” de Nestlé llevan trazas de frutos secos).

En cambio de la marca Frigo podemos encontrar los siguientes helados, entre otros, sin trazas de frutos secos ni cacahuete:

– Magnum after dinner

– Mini magunms

– Frigo dedo

– Calipo

– Twister

frigodedo1

OJO con el Magnum Sandwich! Se especifica en el etiquetado que lleva trazas de frutos secos y cacahuete!!

Nos vemos la próximas semana con algunos enlaces  noticias de interés para viajar con niños alérgicos 🙂

 

Alergia a medicamentos

gr_534522_6255484_666325

Las reacciones adversas a los medicamentos son muy comunes entre la población y casi cualquier fármaco puede causarlas. Las consecuencias de esta alergia pueden ser desde efectos secundarios leves hasta una anafilaxia que puede llegar incluso a provocar la muerte.

  Causas

La causa principal de estas reacciones es una serie de pasos químicos que se dan en el cuerpo y que producen en consecuencia los síntomas de una alergia pero, ¿por qué reacciona así el cuerpo?

La primera vez que se toma un medicamento el paciente no presenta problema alguno, sin embargo, el sistema inmunitario de su cuerpo produce un anticuerpo denominado Ige contra este fármaco. Así, la próxima vez que se ingiera ese medicamento, esa sustancia le ordenará a los glóbulos blancos que produzcan a su vez otra sustancia llamada histamina, la cual causa síntomas de la alergia. No obstante, una alergia farmacológica también puede ocurrir sin que su cuerpo produzca este anticuerpo y sí otros, e incluso el organismo podría tener otras reacciones que no producen anticuerpos.

Las más frecuentes

Aunque todos los medicamentos pueden provocar una reacción alérgica, son la penicilina y los antibióticos conexos los que más la suelen causar. Además, otros fármacos alérgenos comunes son:

Anticonvulsivos.

Insulina (en particular, fuentes animales de ésta).

Medios de contraste para rayos X yodados que pueden causar reacciones anafilactoides similares a las alergias.

Sulfamidas.

  Síntomas

En primer lugar, antes de conocer los síntomas que presenta este tipo de alergia, es importante saber distinguir una reacción alérgica de un simple efecto secundario del fármaco para evitar graves problemas de salud.

Los síntomas de una alergia farmacológica abarcan:

Ronchas o urticaria.

Picazón en la piel y en los ojos.

Erupciones cutáneas.

Hinchazón de los labios, la lengua o la cara.

Sibilancias.

Asimismo, por su gravedad, es importante saber detectar los síntomas de una anafilaxia:

Cólicos o dolor abdominal.

Confusión.

Diarrea.

Dificultad respiratoria con sibilancias o voz ronca.

Mareos.

Desvanecimiento.

Ronchas en diferentes partes del cuerpo.

Náuseas, vómitos.

Pulso rápido.

Palpitaciones.

Diagnóstico y tratamiento

La alergia a la penicilina puede diagnosticarse con la ayuda de pruebas cutáneas, sin embargo, no existen pruebas de este tipo o de sangre que puedan ayudar a diagnosticar otras alergias de tipo farmacológico. Por ello, si el paciente presenta síntomas de alergia tras ingerir algún medicamento o recibir un medio de contraste, el médico considerará que esto es prueba suficiente para diagnosticar una alergia.

El objetivo principal del tratamiento consistirá en aliviar los síntomas y prevenir una reacción grave. Para ello el médico especialista puede recomendar:

Antihistamínicos para aliviar los síntomas leves, como erupciones, ronchas o picazón.

Broncodilatadores para reducir los síntomas similares al asma.

Corticosteroides aplicados en la piel o administrados por vía oral o intravenosa.

Epinefrina inyectable en caso de necesitar tratar una anafilaxia.

Por supuesto, se debe evitar el medicamento que desencadenó la reacción así como otros similares a este. Además, es importante asegurarse de que todos los médicos a los que acuda el paciente sean conocedores de este problema para evitar una reacción. Es aconsejable, como medida de prevención, que el alérgico lleve una chapa colgada al cuello o una tarjeta que identifique la alergia que sufre.

Fuente: http://salud.facilisimo.com/reportajes/alergias/alergia-a-medicamentos_898068.html