Las alergias llegan a la Casa Blanca

obama

El pasado mes de noviembre en EEUU se produjo un avance histórico en materia de alergias alimentarias. Tras la muerte por anafilaxia de dos niñas en Illinois y Virginia, el presidente Barack Obama promulgó una ley para fomentar la compra de adrenalinas por parte de las escuelas de EEUU.

¿Qué es la adrenalina?

Las personas que padecen alergias graves deben llevar siempre consigo estos dispositivos comúnmente llamados adrenalina. Son unos autoinyectores con epinefrina que aumentan el azúcar en sangre, la tensión arterial y dilatan los bronquios en caso de reacción alérgica grave.

Se trata de un médicamento esencial para las personas alérgicas graves y es clave que siempre lo lleven consigo, ya que en caso de no poderse administrar, la vida de esta persona puede peligrar.

0009E5C510-09AD-47AF-BA90-265CD2060E411-300x206

¿En qué consiste esta la ley?

Es una ley bipartidista aplicable en todo EEUU, por la cual se ofrece un incentivo financiero a los estados si las escuelas almacenan epinefrina, considerada el tratamiento de primera línea para personas con alergias severas.

El medicamento deberá estar disponible en las enfermerías de los centros escolares y se administrará en dispositivos precargados con la dosis necesaria para niños o adultos.

¿Por qué ahora?

En EEUU, Obama es el único presidente que parece tener presente el tema de alergias e intolerancias alimentarias, y casualidad o no, su hija mayor Malia Obama también es alérgica al cacahuete. Una de las alergias con más incidencia en EEUU.

Por ello, nos hemos dado cuenta que los alérgicos alimentarios somos invisibles a los ojos de la gente. No es hasta que se conoce un afectado que los amigos y conocidos no empiezan a ser conscientes de lo que conlleva padecer alergias alimentarias. Eso no pasa sólo dentro de nuestras fronteras.

Avances

Según datos de la SEAIC, la mayoría de alérgicos alimentarios son niños, por ello es muy importante que se trabaje en la concienciación de colegios e institutos para que los niños alérgicos puedan ir a clase con la mayor seguridad.

Por el momento, los centros no están obligados a administrar la adrenalina a los niños alérgicos, por lo que muchos padres tienen una alta desconfianza y pasan absoluta angustia al dejar a sus hijos en los centros.

Gracias a esta ley, la protección y concienciación de las escuelas aumenta, incrementando la seguridad de todos los niños con alergias alimentarias graves.

¿Os imagináis que está ley llegue a nuestras fronteras?

Fuente: http://blog.allergychef.es/las-alergias-llegan-a-la-casa-blanca/

Anuncios